Mi Viaje a Nueva Zelanda: el efecto Rotorua

by

Mi viaje a Nueva Zelanda: el efecto Rotorua

A poco más de 200 km, menos de un ahora en avión de Auckland, nos encontramos con Rotorua, una pequeña ciudad (que aquí llamaríamos pueblo) muy conocida especialmente por su gran actividad geotérmica, manifestada en los famosos geiseres (fuentes de agua termal que salen de la tierra de una manera natural debido a la cantidad de minerales que contiene la tierra y la actividad de los mismos) y sus piscinas de aguas termales y lodo.

El efecto Rotorua

Es curioso cuando desconoces la ciudad y le dices a alguien de otra ciudad neozelandesa que te diriges a Rotorua, todo el mundo pone cara de haberse comido un limón  te dice “uuuhhh, Rotorua huele”… La verdad que te quedas expectante al respecto pero es una sensación olfativa de la que realmente no eres consciente del todo por mucho que te digan hasta que pones pie en tierra… entonces se produce lo que denominó “el efecto Rotorua” y experimentas ese olor tan característico muy parecido a huevo podrido, la versión positiva del olor a huevo podrido, que te permite respirarlo y no querer salir corriendo del disgusto…

He de reconocer que al principio es un muy extraño y no puedes decir que te guste, pero La verdad que es soportable del todo y te acostumbras a él, además nos dijeron que es muy positivo para las vías respiratorias. Lo más curioso de todo es que los que los locales no son capaces de olerlo… como anécdota graciosa Cris Leckie de RELA (Rotorua English Language Academy) gran anfitriona donde las haya, nos llevó de excursión por la zona (impresionante), había zonas en las que el olor era más fuerte e intenso y cuando le comentábamos el asunto nos decía “ de verdad que os creo pero no lo percibo”.

Además de su característico olor, Rotorua es una de las ciudades más turísticas de Nueva Zelanda, no solo por lo comentado anteriormente sobre los sulfatos sino también por sus increíbles paisajes, naturaleza y su gran arraigada cultura maorí.

Estuvimos en Te Puia, un parque donde hay mucha actividad geotérmica y puedes ver los geiser en plena acción así como las piscinas de barro en ebullición, algo indescriptible con palabras. También vimos un espectáculo de danza, canciones y cultura maorí de la comunidad que allí habita, me encantó la forma de ser de los maoríes, guerreros alegres que nos hicieron partícipes de su forma de vivir y tradiciones, incluso subimos a bailar con ellos y nos enseñaron a manejar algunos de sus instrumentos, toda una experiencia.

Cris tuvo la gentileza y amabilidad de pasar el fin de semana con nosotros enseñándonos la zona y la verdad que he de decir que es una maravilla de la naturaleza. Bosques de árboles enormes donde hasta el más gigante se siente minúsculo, lagos inmensos, paisajes verdes por un lado mezclados con marrones, grises y amarillos del lodo y los sulfatos… es de esos lugares de los que no te puedes creer que puedan existir, si eres una persona de ciudades pequeñas (con ambiente) o pueblos donde todo está a mano, deportes al aire libre, especialmente bici, y de naturaleza, sin duda Rotorua es tu destino. Creo que debe ser un must para cualquier viajero en Nueva Zelanda

Rotorua English Language Academy, más conocido como RELA, es un centro de inglés pequeño pero de gran calidad, donde los profesores están a plena disposición de los alumnos y los estudiantes son conocidos por su propio nombre. Clases de inglés adaptadas a las expectativas de cada estudiante, profesores con alta trayectoria profesional altamente cualificados, evaluaciones continuas y entrevistas one to one, ayuda personalizada para buscar trabajo y actividades entre otras, hacen que RELA un centro grande en calidad y prestigio.

Deja tu mensaje Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados*