Experiencias de un estudiante de intercambio en Australia

por

Esther: estudiante de intercambio en Australia

Mi nombre es Esther y soy una estudiante de intercambio de cuarto curso de Biología en la Universidad de Wollongong. Mi decisión de estudiar en Australia fue bastante repentina: un compañero de clase había estado preparándose el IELTS durante el verano para poder estudiar el último curso de la carrera en Australia y el primer día de clases le pregunté cómo lo llevaba, si era muy difícil. Él me dijo que no y como yo siempre había querido ir a Australia para ver la fauna típica y había estado estudiando inglés toda la vida me dije, pues por qué no intentarlo. Desde entonces creo que es una de las mejores decisiones que he tomado en la vida. Australia es un país increíble y desde luego ha superado mis expectativas.

El único destino en Australia que ofrecía mi universidad era Wollongong: una pequeña ciudad situada en la costa este. A unos 82 kilómetros al sur de Sídney, en el estado de Nueva Gales del Sur. La vida de esta ciudad gira entorno a su universidad, ya que es muy grande y recibe estudiantes de todos los rincones del mundo. Es sorprendente la cantidad de estudiantes internacionales que posee y se nota que en Wollongong están orgullosos de esta diversidad, ya que ponen a nuestra disposición muchas facilidades y organizan muchas actividades para los estudiantes internacionales. Las primeras semanas, por ejemplo, organizaron múltiples eventos de apertura del curso: una bienvenida institucional, una barbacoa, una cena, presentación de clubes de la universidad….

¿Es Wollongong un buen sitio para estudiar?

Desde luego, si vienes a estudiar a Wollongong no te vas a aburrir, ya que hay eventos todos los días. Además, la universidad organiza talleres para buscar empleo y para mejorar tu inglés. Sin embargo, cuesta un poco conseguir el primer empleo en Wollongong, ya que casi todos los estudiantes trabajan mientras estudian. Mi compañero de universidad de España, con el que estoy aquí, y yo nos pusimos a trabajar para los preparativos de un concierto de Elton John y también hemos dado clases de español, con lo que de vez en cuando puedes encontrar oportunidades para sacarte algún dinerillo. Lo cual conviene porque este es uno de los países con mayor calidad de vida del mundo. Y eso se nota en la gente, que parece que viven sin mucho estrés y se toman las cosas con calma, de hecho, sí que es cierto el tópico del australiano que se pasa el día en la playa surfeando. Aunque claro, surfear es lo único que puede hacerse en estas playas, ya que tienen un fuerte oleaje. Por eso, hay piscinas públicas, las llamadas “rock pools”, en todas las ciudades al lado de la playa para la gente que quiera ir a nadar. De otro de modo, en la playa sólo puedes bañarte donde haya socorristas, dentro de una franja delimitada por unas banderas.

Otra cosa curiosa de los australianos es que muchos caminan descalzos por la calle. ¡Una vez, fuimos de excursión a la montaña y un chico australiano que venía con nosotros recorrió todo el camino de vuelta descalzo!

En cuanto a los estudios, aprobar en Wollongong no es difícil, aunque si tienes muchas asignaturas acabarás de trabajos hasta arriba. En mi caso, al ser mi último año de carrera, he podido estar más relajada porque me quedaban pocas asignaturas por hacer. Además estoy realizando mis prácticas de fin de grado en el departamento de ecología, ayudando en la conservación del quol tigre, un marsupial carnívoro de la familia de los monstruos de Tasmania que actualmente está en peligro de extinción. La verdad es que está siendo una experiencia muy enriquecedora, porque me está permitiendo aprender diferentes técnicas de muestreo de mamíferos, así como descubrir muchas especies más allá de los icónicos canguros y koalas. Para mí, que vine por los animales, esto es un paraíso, ya que las especies son totalmente diferentes a las de Europa y si tienes suerte los canguros pueden dejar que los toques, algo impensable en los mamíferos europeos. Estuvimos de campamento con la universidad y vivimos durante esos días rodeados de canguros. ¡Fue una de las mejores semanas de mi vida!

Ir de intercambio implica viajar y ¡Australia es un gran país con mucho que ver! Tanto si te gusta la naturaleza, como si prefieres las ciudades modernas, este es tu destino. Nosotros, por ejemplo, fuimos un par de días a Melbourne, la ciudad con mejor calidad de vida del mundo, y la verdad es que estuvo muy bien. Hay un servicio de tranvía gratuito por todo el centro de la ciudad, con lo cual moverse por ella es muy fácil. Es una ciudad muy grande y moderna, pero también tiene sus pequeños rincones salvajes, como la reserva St Kilda Pier, donde habita una colonia de pingüinos azules. Nosotros fuimos a verla y la verdad es que es increíble: estás rodeado de pingüinos y con suerte puedes incluso ver polluelos. También es muy recomendable coger el tren hasta Brighton Beach para ver la puesta de sol con las “bathing boxes” en la playa, que son unas cabañas muy coloridas que hay en esa playa.

Tasmanian Devil, Brighton, TAS Bonorong Wildlife Sanctuary

Bonorong Wildlife Sanctuary

Después de Melbourne, fuimos durante seis días a Tasmania, donde acampamos un par de noches. Tasmania es, si cabe, más salvaje incluso que Nueva Gales del Sur, ya que desde la carretera incluso veíamos equidnas, unos mamíferos bastante difíciles de ver. Si os gusta la acampada y la naturaleza, os recomiendo encarecidamente que os recorráis la isla, ya que tiene unos parajes naturales muy bonitos y si tenéis suerte a lo mejor hasta podéis oír monstruos de Tasmania por la noche.

Si estáis pensando en venir a Australia a estudiar, a trabajar o simplemente de turismo, os lo recomiendo. Es un país con mucho que ver y con gente muy hospitalaria que te hace sentir como en casa. Así que el idioma no puede servir como excusa, ya que aquí la gente te ayuda siempre y se preocupan mucho, así que se esforzarán por entenderos y ya veréis como poco a poco os soltáis con el inglés.

Esther
Estudiante de intercambio
Universitat de ValènciaUniversity of Wollongong

Deja tu mensaje Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados*